Elaborador por: Nicholas Higgins

carljungLa reciente creación en Santo Domingo de un centro para estudiar la obra de Carl G. Jung marca un hito importante. También plantea una cuestión igualmente importante: “¿Qué hace al estudio de Jung relevante para esta cultura en este tiempo?”

Yo creo que la respuesta implica, tanto el potencial de la teoría de Jung para brindar una perspectiva sobre los asuntos que esta nación enfrenta hoy, como también el potencial de información que las tradiciones psicoespirituales y folklóricas del país contienen para la psicología junguiana. Así como Jung fue uno de los psicólogos más originales y prolíficos multiculturalmente hablando, la República Dominicana representa una fuente variada y rica de vida psicológica.

La Psicología Analítica de Jung desarrollada durante los 60 años de su vida profesional, forjada mediante colaboración y desacuerdos con una cantidad de pensadores fundamentales de su generación (incluyendo a Freud), corre ahora en su tercera generación de analistas y estudiosos post-junguianos. Este rico y diverso sistema de pensamiento ofrece una estructura comprensiva, mediante la cual entender la experiencia humana y el mundo. Algunas de sus contribuciones más importantes a la teoría psicológica incluye la expansión del concepto de inconsciente para abarcar el inconsciente colectivo, dimensión de la cual emanan los arquetipos o patrones primordiales de organización de la experiencia humana.

El enfoque de Jung sobre el inconsciente ofrece una nueva dimensión descendente, y una geografía de la psique poblada de complejos, arquetipos y figuras mitológicas. Su psicología mueve el foco desde el ego (consciencia superficial) hacia el inconsciente (psique), la cual es considerada como la fuente del ego y de toda la vida psicológica. Este cambio de enfoque implica otra perspectiva, y un nuevo tipo de relación entre el ego y el inconsciente, en la cual la dinámica es de diálogo y participación y no de control. Esta conceptualización contiene una cantidad de posibles ramificaciones paralelas y beneficiosas para el país.

La República Dominicana está hoy en la intersección de varias corrientes complejas. Localizada en el corazón del Caribe Latino, esta nación en desarrollo es un estudio de contrastes. Riqueza, sofisticación, avance tecnológico y privilegios; coexisten con presiones sociales en aumento, rápida erosión de los valores tradicionales, y crisis política y económica crónicas. Estos problemas dejan a mucha gente, en terapia o no, con una pérdida profunda de dirección, sentido de impotencia y vacío. Un recurso posible para abordar estos males psicológicos es la psicoterapia occidental moderna, disponible en la mayoría de los centros urbanos. Mientras esta perspectiva es útil para manejar los síntomas psicológicos más manifiestos, su énfasis actual en la conducta y problemas de la superficie, generalmente falla en proveer un marco para lograr comprensión profunda, significado y propósito.

La nación Dominicana es también un tesoro oculto de manifestaciones de relaciones con el inconsciente colectivo. En la vida cotidiana mucha gente tiene un pariente o amigo con un “don” de tipo psicológico transracional, ya sea habilidad psíquica, intuición profunda, sueños sincrónicos, adivinación o alguna otra capacidad especial. En el campo y los barrios de las ciudades grandes abundan las creencias folklóricas, y hay una clase activa de sanadores religiosos populares.

Una perspectiva de psique enraizada en el mundo natural se origina con los habitantes Taínos aborígenes, cuyas relaciones con el mundo subterráneo están ampliamente registradas en una de las colecciones más grandes de arte rupestre (cuevas) de este hemisferio. Este arte de las cuevas habla de las creencias mitológicas taínas, fuerzas de la naturaleza, dioses, diosas, orígenes, motivos de muerte, renacimiento y sanación. Las creencias animistas del Taíno se volvieron clandestinas con la colonización de los españoles, y en los siglos posteriores volvieron a emerger en la religión popular prevaleciente, particularmente en las áreas rurales y los barrios populares. Estas creencias construidas sobre el sincretismo de culto ancestral africano, creencias animistas taínas y catolicismo del siglo 16, ofrecen una perspectiva del mundo que puede ser imaginado como arquetípico. Los Santos y la Virgen son sentidos presentes y actuando como agentes vitales de sanación. En la zona Suroeste del país, el paisaje natural es sentido como si estuviera animado con rocas de poder, manantiales sagrados y cuevas milagrosas. El calendario anual está dominado por rituales y ceremonias religiosas. Figuras chamánicas que operan en estados alterados de consciencia, participan en muchos rituales importantes. El sentido de misterio está presente y vivo; psique es experimentada, más que racionalmente propuesta.

La psicología jungiana, con su foco en el cultivo de una relación consciente con el inconsciente, aporta el paralelo psicológico más cercano a este sistema alternativo de creencia. Esta perspectiva psicológica provee un lenguaje y una estructura para comprender la variada experiencia subjetiva común a los dominicanos: sueños, sincronicidades, mezcla brumosa de las experiencias religiosas y psicológicas, la existencia de realidades alternativas no-racionales, el utilizar estados alterados de consciencia en la práctica de sanación, todo esto habla de la realidad e importancia de la experiencia transracional y numinosa. Mientras muchos enfoques modernos de la psicología y la psiquiatría podrían etiquetar como patológicas estos tipos de experiencias subjetivas, la psicología de Jung aporta una perspectiva más positiva y amplia.

La psicología de Jung: a) es profunda e importante, y ha enriquecido el mundo de la psicología de varias maneras fundamentales; b) su foco en el inconsciente y la definición del mismo provee una perspectiva diferente para entender los problemas que afectan a la República Dominicana hoy; c) su apreciación y comprensión diferenciada de la experiencia subjetiva ofrece una vía sistemática para entender las muchas tradiciones de la religión popular y la psicología; d) la múltiple relación dominicana con el inconsciente colectivo puede aportar luz sobre aspectos de la propuesta junguiana. Para resumir podemos decir que la psicología de Jung atrae una energía de base, lo cual puede observarse en el surgimiento de múltiples centros e institutos en todo el mundo.